Alex Yaryura: On how the DR is the regional filming mecca

The Lost City 2004

Direccion General de Cine

El Conde Street at Santo Domingo's Colonial City in the Arturh the King Movie

El Conde Street in Arthur the King

Roma, Niza y Hong Kong, se dieron a conocer globalmente por medio a Roman Holiday (1953), To Catch a Thief (1955) y Enter The Dragon (1973) respectivamente.

“Los esfuerzos por establecer a Rep Dom como meca regional de producción fílmica han sido tanto titánicos como loables, en poco tiempo ya es normal ver calles de cerradas por una filmación”.”

— Alex Camille Yaryura Pérez

SANTO DOMINGO, DN, DOMINICAN REPUBLIC, March 8, 2024 /EINPresswire.com/ — Filmed en Erredé
Por Alex Yaryura

Viendo el tráiler de la ultima película de Mark Wahlberg, “Arthur the King”, totalmente filmada en nuestro país me llamo poderosamente la atención una escena que se sitúa en la calle El Conde de nuestra majestuosa Ciudad Colonial, el guion se situaba literalmente en nuestra ciudad, no en otra como solía suceder, presentando la belleza de la ciudad Primada de América propiamente para todo un mundo que aun no conoce nuestro lado citadino. Ahí es donde está la gran oportunidad mercadológica en todo esto, el cine es una excelente carta de presentación para una ciudad y país, nos presenta de una manera glamurosa y en muchos casos los espectadores graban en sus memorias escenas memorables que tienen de fondo nuestros preciados ambientes y monumentos.

Ciudades cosmopolitas como Roma, Niza y Hong Kong, se dieron a conocer masivamente por un público sin posibilidades de turisteo por medio a Roman Holiday (1953), To Catch a Thief (1955) y Enter The Dragon (1973) respectivamente y es que no hay forma más efectiva de mercadear una ciudad exótica que por medio a una gran aventura cinematográfica, más aún cuando utiliza la locación en cuestión como un personaje del elenco.

Contemporáneamente podemos mencionar los casos de Rocky (1976), Sleepless in Seattle (1993), The Beach (2000) y Lost in Translation (2003), mega éxitos que nos introdujeron a Filadelfia, Seattle, Tokio y Bangkok, maravillosas ciudades que no necesariamente están en el radar cotidiano.

Con Rocky, Sylvester Stallone puso a Filadelfia en el mapa internacional y en el caso de Seattle, las ganancias en turismo por “Sleepless” fueron tan gigantescas que treinta años después de su estreno sigue contribuyendo a la economía de la ciudad con un estimado de 5 Billones de dólares al año por medio a Tours y Mercadería alegóricos al largometraje de inicio de los noventa, ese es el seductor poder que representa el mercadeo de una ciudad vía Hollywood.

Los esfuerzos por establecer a República Dominicana como una meca regional de producción fílmica han sido tanto titánicos como loables, relativamente en poco tiempo ya es normal ver las calles de Santo Domingo cerradas por una filmación y en el mismo orden toparnos con mega estrellas de cine compartiendo en nuestros restaurantes, plazas y hoteles. La Dirección General de Cine (DGCINE), presidida por su Directora General Marianna Vargas Gurilieva, ha garantizado la continuidad del trabajo pasado aumentándolo en creces con el impulso de las producciones locales en Festivales Internacionales.

Esa delegación de DGCINE en Cannes, Berlín, Sundance o San Sebastián motiva a estudios y productores a venir a RD y aprovechar de una manera extremadamente costo efectiva no solo el talento criollo tanto detrás como frente a cámaras, si no que por igual las múltiples puestas en escena que esta locación ofrece: Variados climas, podemos ser desde el Desierto del Sahara, el Rain Jungle de Vietnam o los bosques fríos de Europa. Obviamente puede situarse en la playa, pero de igual manera en una moderna ciudad o una de mediados del siglo pasado o ¿porque no? una historia de la conquista durante el Siglo XVI, todo esto es posible en República Dominicana. Sin también dejar de mencionar que se puede filmar en uno de los tantos barrios marginados que tenemos, presentando la realidad mundial de la difícil vida de muchos que viven en esas favelas, un ejemplo de esto fue lo sucedido con la Miami Vice (2006) de Michael Mann donde se recreó Haití en los barrios locales.

En el pasado el interés de venir a filmar en República Dominicana de parte de directores, productores y cinematógrafos era mayormente para replicar la Habana del Cuba de antaño, justamente antes de la subida de Fidel Castro y no es para menos, nuestras ciudades se parecían mucho, lo digo en pasado ya que como sabemos Santo Domingo es una metrópoli pujante mientras que la Habana se ha mantenido como una especie de capsula de tiempo, atrapada todavía en los sesenta.

La producción más famosa que se ha filmado en nuestro país con esos fines fue la segunda parte del Padrino de 1974, dirigida por Francis Ford Coppola, utilizó rincones y calles de la Zona Colonial, la glorieta del antiguo Parque Independencia, el Hospital Padre Billini, el Hotel Embajador y memorablemente el Palacio Nacional, siendo esta casa de Gobierno el lugar donde se filmó una de las escenas mas famosas de la historia del cine entre Michael Corleone y su hermano Fredo. Al igual que The Godfather part II (1974), hemos sido la Habana/Cuba en Havana (1990) de Robert Redford, The Lost City (2004) de Andy García y en The Good Shepperd (2006) de Robert DeNiro, solo por mencionar algunas de las tantas.

Alex Yaryura
iblogaboutbrands.blogspot.com
[email protected]
Visit us on social media:
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram




Originally published at https://www.einpresswire.com/article/694398712/alex-yaryura-on-how-the-dr-is-the-regional-filming-mecca